Cuál es el vestuario sanitario imprescindible (y más en tiempos de Covid)

La importancia de la seguridad en el calzado laboral
La importancia de la seguridad en el calzado laboral
14 noviembre, 2021
A la hora de elegir el calzado laboral, hay que partir del tipo de trabajo que se realiza en la empresa. El entorno en un almacén no tiene nada que ver con el de una clínica dental, ni el de una industria petroquímica con el de un comercio. Por lo tanto, es la propia actividad la que determinará el tipo de calzado más adecuado en cada caso. Una forma sencilla de guiarse a la hora de elegir el calzado laboral adecuado es acudir a la normativa EN ISO 20345:2011. En ella se clasifican en 8 categorías los diferentes calzados según el grado de protección y resistencia a la perforación o la humedad, entre otros aspectos. A pesar de ello, puede se complicado acertar, de modo que el consejo será acudir a la normativa relativa a la prevención de riesgos laborales. Consejos básicos para la elección del mejor calzado laboral El criterio básico en la elección del calzado laboral es siempre la seguridad, evitar accidentes a veces con consecuencias severas. Y para ello hay que acudir a la normativa en cuestión de seguridad e higiene en el trabajo. En ese aspecto o cabe ninguna discusión, si es de seguridad, el calzado debe tener puntera rígida, suela reforzada y ser antideslizante resistente al agua y otras sustancias como aceites o químicos. Sin embargo, hay otras cuestiones que también se deben tener en cuenta, como que un calzado laboral inadecuado puede provocar lesiones por su uso continuado o facilitar afecciones como juanetes o fascitis. Por lo tanto, es importante tener en cuenta otros aspectos: - Comodidad: el calzado laboral se lleva puesto muchas horas al día y en ocasiones se pasa mucho tiempo de pie o se camina durante prolongados periodos. Por ello, es importante elegir uno que sea cómodo, lo más ergonómico posible. Esa comodidad, incluso, puede repercutir en la productividad. - Un tallaje adecuado: la medida del calzado laboral es otro aspecto esencial. Un calzado demasiado ajustado será incómodo, pero demasiado suelto puede ser peligroso. En este aspecto hay que tener en cuenta también que el antepié sea amplio porque la extremidad tiende a dilatarse y si no hay espacio, los dedos se comprimirán. - Lo más ligero posible: evidentemente, un calzado laboral de seguridad siempre va a ser más pesado que cualquier otro. Sin embargo, el peso es otro de los factores que influye en la comodidad. Materiales de calidad no rebajan la protección, pero hacen que el calzado sea más ligero. -Transpirable: si el calzado laboral no permite la evacuación del sudor, es mucho más fácil que aparezcan problemas como hongos. Por ello, se deben buscan siempre productos que permitan la transpiración del pie. - Protección del talón: el calzado laboral debe tener un diseño que lo proteja, y no solo por el riesgo de golpes, también para evitar roces. - Tacón adecuado: en muchos empleos, por una cuestión de estética, es imprescindible llevar calzado laboral con algo de tacón. Lo ideal es que no sobrepase los 4 cm para no cargar en exceso el pie, aspecto que puede derivar en lesiones. Una cuestión de salud laboral Como se indicaba al principio, la elección del calzado se debe hacer basándose en los criterios que marca la normativa de prevención de riesgos laborales. Si las condiciones de trabajo cambian, también deberá hacerlo la indumentaria del empleado. A corto plazo se evitarán accidentes o daños en caso de que estos se produzcan. A largo plazo, lo que se evitarán serán patologías o enfermedades del pie que pueden derivar en bajas más o menos prolongadas. Por ello, la elección del calzado laboral es una cuestión que nunca se debe pasar por alto y en ANSAR encontrarás el que necesitas para tus trabajadores.
Qué tener en cuenta al elegir el calzado laboral para tu empresa
28 noviembre, 2021

Cuál es el vestuario sanitario imprescindible (y más en tiempos de Covid)

uniforme sanitario

Hasta ahora estábamos acostumbrados a entrar en farmacias, hospitales y centros de salud y reconocer a cada uno de los profesionales por su uniforme. Pero en estos momentos de pandemia mundial, se ha vuelto todavía más importante elegir un vestuario sanitario correcto y cuidarlo de la mejor manera.

En nuestro catálogo encontrarás gran variedad de productos, todos ellos cómodos y seguros para realizar tu trabajo. Vamos a conocer algunas de las características que deben tener los uniformes de este sector, cuáles son los más importantes y cómo mantenerlos en perfecto estado.

 

Características del vestuario sanitario

Hay diferentes puntos importantes que resaltar para elegir el mejor uniforme sanitario. En Ansar llevamos más de 60 años ofreciendo lo mejor para nuestros clientes y tenemos claro cuáles son las propiedades más significativas de su vestuario:

  • Debe estar fabricado con materiales resistentes y que reduzcan al máximo la propagación de infecciones de todo tipo.
  • Debe permitir al usuario la higiene completa de las manos y brazos de forma sencilla y eficiente.
  • Debe ser cómodo para su uso, ya que no podemos ver reducida nuestra movilidad a causa del uniforme.
  • Debe ser tejido hipoalergénico para que pueda ser utilizado por todos los profesionales.
  • Debe ser fácil de lavar y secar, con alta resistencia a las sustancias químicas a las que podemos exponernos.

Elementos del vestuario sanitario

  • Pijamas: Será nuestra vestimenta básica y debemos elegirla bien. Lo más importante es que evite la propagación de microorganismos, pero también debemos tener en cuenta que no produzca electricidad estática (pues podemos exponernos a materiales reactivos). También debe ser resistente a químicos.

A día de hoy, podemos encontrar una tela conocida como drill (fabricada con fibra vegetal, algodón y spandex), que tiene una alta resistencia al lavado y a la carga de trabajo. Piensa bien en tus funciones diarias para decantarte por las diferentes características (manga larga, manga corta, cremallera…)

  • Batas: Las hay tanto de un solo uso como las habituales batas blancas de manga larga. Normalmente ayudan a reconocer al profesional a través de su placa identificativa, pero sobre todo es útil para evitar manchar el pijama.
  • Gorros y mascarillas: Son la protección básica e imprescindible para garantizar higiene y seguridad tanto del paciente como del sanitario. Lo habitual es que sean desechables para mantener la mayor asepsia.
  • Calzado: Debe ser cómodo para realizar las funciones habituales, con especial cuidado de tener suela antideslizante. Debe mantener la transpirabilidad y un buen ajuste al pie, para evitar traspiés a lo largo de la jornada.

Mantenimiento del vestuario sanitario

  • Recogida: Es un proceso clave para evitar la posible propagación de bacterias o virus a través de la ropa. Lo desechable va directamente a su lugar correspondiente y el resto de la ropa en bolsas plásticas. Se evitará el contacto con el exterior y se identificará cada una de las bolsas.
  • Almacenamiento: Una vez empacado, debe almacenarse en lugares establecidos para ello, con las condiciones de seguridad adecuadas, especialmente en cuestiones de humedad e higiene. Solo accederá a este lugar el personal responsable, evitando la manipulación del resto de trabajadores.
  • Limpieza: Lo más habitual es utilizar el servicio de lavandería del propio lugar de trabajo (clínicas u hospitales), para no llevarlo a casa y evitar riesgos innecesarios. Debemos tener en cuenta la dureza del agua o los productos utilizados a la hora de lavar el uniforme.

El vestuario sanitario es parte del equipo de trabajo de cualquier empleado del mundo de la salud. Factores como la higienización y la comodidad son la base de un buen uniforme, que permita al trabajador realizar su cometido de forma eficiente y segura ante la exposición a diferentes compuestos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *